miércoles, 11 de julio de 2007

Ma qué licenciado

Me pasaron un librejo editado en 1972 que se llama Cómo parecer culto, de Raúl Urtizberea, con dibujos de Garaycochea. Es gracioso cómo muchas de las cosas que dice continúan siendo igual, aunque los nombres de moda hayan cambiado. Hay verdad detrás del humor, muy de la época por otra parte. Transcribo un capítulo llamado "Ved en torno a la noble cultura":

¿Qué es la cultura?

Quienes se formulan esta pregunta son unos incultos. Quienes la contestan, unos inseguros de su cultura.

No obstante, esté prevenido, tarde o temprano, tendrá que dar una respuesta. Considero que ésta es la fórmula más conveniente: "Cultura es aquello que nos queda cuando nos hemos olvidado de todo lo que leímos". Nadie está en condiciones de saber cuánto es lo que hemos tenido que olvidar con esa fórmula, y de paso, se complace a los convencidos de que el único medio de adquirir cultura es leer. A partir de esa definición interpretarán su incultura, como una consecuencia de su asepsia intelectual, como un verdadero esfuerzo por evitar toda tentación de plagio. Se supone que usted lucha contra las sombras de la reminiscencia que tratan de socavar sus pensamientos originales.

¿Cómo hace para ocultar la ausencia de pensamientos originales?

Lo más eficaz consiste en asumir el papel del escéptico y salir de las preguntas molestas con una respuesta emitida en forma de interrogante y subrayada con una mirada puesta en el infinito: "¿Quién puede saberlo?". Pruebe contestar cualquier pregunta de esta manera y verá que siempre encaja bien. Hasta el caso extremo de que alguien le pregunte: ¿Qué hora es? Si es posible, dígalo en inglés. Who knows?

Por otra parte, mantenerse en la definición que les ofrezco, les permitirá mirar con desprecio a quienes piensan exactamente lo contrario, es decir, a aquellos señores cuya cultura consiste precisamente en recordar a su interlocutor todo lo que han leído, ya que no les queda otro camino para demostrar que han leído. Cuando se encuentre frente a uno de estos señores cultos, a la primera frase que le apliquen, desconciértelo con esta observación: "Parece que esa frase lo apasiona, siempre se la escucho". Conseguirá turbarlo con el temor de la reiteración e inmediatamente el señor pasará a preocuparse tratando de recordar en qué momento pudo haber repetido esa frase que ha leído el día anterior. No se olvide que un hombre que necesita refugiarse en el caparazón de la cultura es un tímido o, al menos, alguien capaz de conformar una conciencia cultural culpable en la que el "repetirse" asume categoría de pecado.

1 comentario:

Rodrigo dijo...

Oi, achei teu blog pelo google tá bem interessante gostei desse post. Quando der dá uma passada pelo meu blog, é sobre camisetas personalizadas, mostra passo a passo como criar uma camiseta personalizada bem maneira. Se você quiser linkar meu blog no seu eu ficaria agradecido, até mais e sucesso. (If you speak English can see the version in English of the Camiseta Personalizada. If he will be possible add my blog in your blogroll I thankful, bye friend).