miércoles, 8 de agosto de 2007

El secreto de la tortilla

No, no se trata de una amiga lésbica sino de esa receta que parece una pavada pero tiene su truco. Para evitar que la tortilla se transforme sobre el pucho en "revuelto" -debido a que se nos pegó la parte de abajo y terminamos rascando con una cuchara para arrancarla- deberá Ud. seguir a rajatabla estos pasos:

1) Una vez pre-freídos los ingredientes principales (papa, zapallito, espinaca, etc.) a fin de su cocción y para que larguen el exceso de agua...

2) Vaciar la sartén y lavarla con agua caliente, sacando hasta el último pegote. Los ingredientes -una vez escurrido el aceite que se estaba usando- deben mezclarse con los huevos en un recipiente separado, preferentemente un bol.

3) Una vez prístina la sartén vuelve al fuego vacía. Mientras los restos de agua se evaporan por acción del fuego, revolvemos el menjunje huevos + ingredientes en el bol hasta lograr una consistencia uniforme.

4) Cuando la sartén está caliente y la última gota de agua se evaporó, echar un chorrito de aceite nuevo y desparramarlo bien por el fondo y los costados. El calor expande el aceite, así que hace falta muy poquito. Si se pasó, tire el excedente.

5) Cuando el aceite está bien caliente, recién ahí vaciamos el bol en la sartén (fshhhh) y apelmazamos con un tenedor o cuchara, para que quede plano, mientras movemos despacio la sartén para comprobar que la tortilla se mueve sin problemas. Fuego medio tirando a bajo. En un par de minutos ya podemos darla vuelta (yo uso una tapa de cacerola, del mismo tamaño de la sartén o más grande).

6) Vualá! La sartén queda impecable. Una vez que hemos dominado el procedimiento, invitar a nuestros amigos a la cocina y conversar mientras ellos observan de reojo nuestra pericia. Cuando nos feliciten, sorprendernos.

No hay comentarios: