miércoles, 22 de agosto de 2007

Tarantino siempre al pie

Por culpa del director de Kill Bill me enamoré de Sydney Poitier... no, no del negro veterano que aparece en las entregas del Oscar (ese se escribe Sidney, con i latina) sino de su hija, el bomboncito que ven acá arriba. Me la encontré en Death Proof, la nueva de Tarantino que forma parte de un homenaje al cine trash llamado Grindhouse, junto con otra dirigida por Robert Rodríguez (es medio complicado, pero ya se van a cansar de leerlo cuando se acerque la fecha de estreno). Esta chica ya pasó los treinta (nació en 1973 y su madre es una lituana rubísima) pero la verdad es que no la junaba. La acompañan otras perras como Vanessa Ferlito -que parece una hermanita de Angelina Jolie- y la más conocida Rosario Dawson. Pero Sydney es mi preferida y parece que también la de Quentin, basta ver cómo la filma... El fetichismo de Tarantino es conocido, en sus películas siempre hay chicas descalzas en primer plano y ésta arranca directamente con unos piececitos sobre el capot de un auto en movimiento (una tal Shannon Hazlett figura en los créditos como "doble de pies", imagínense). Sydney anda en patas por la película y QT la espía desde todos los ángulos, al ritmo de esos discos viejos por los que debe pagar millonadas en eBay. Si todavía no se bajaron la peli, pueden espiar este divertido trailer en gallego: qué joder, a montar el carro y menudo follón!

2 comentarios:

sapaflor dijo...

Uy sí hace mil años Sidney Poitier se casó con una rubia que ¿cómo se llamaba?.Tuvieron esta nenita?
Pero no aparece en el trailer y qué garronazo en gallego!

Soltero Empedernido dijo...

y eso no es nada. en Francia le pusieron de título "Boulevard de la mort"!