sábado, 24 de noviembre de 2007

Besheza

Hace unos días que no se me ocurre nada, así que aprovecho para recomendar este blog que compila frases del Bambino Veira. Estuve cagándome de risa como una hora seguida.

martes, 20 de noviembre de 2007

Nuevo encuentro con la vecina hot

Domingo a la noche. Suena el timbre, es el delivery: una chica de muzzarella. Mientras pago, entra al edificio mi vecina hot, a quien hace mucho que no me cruzaba. Ya conté que es mi target, por edad (cercana a la mía), picardía y por la ropa que siempre lleva ajustada: hoy un conjuntito negro de remera y pantalón, más zapatillas porque ella es muy deportiva. Nos sonreímos mientras esperamos el ascensor.
-¿Cómo va eso? -me dice con su sonrisa turrita.

-Acá, a punto de comer... -le digo-. Te convidaría pero el tamaño me parece que no da.

-Ajá -mira la caja de la pizza-. Qué rico olor tiene. ¿Y por qué tan chica?

-No me gusta recalentada. Y como es para mí...

Ahí cae el bombazo:

-¿Qué, a tus papás no les gusta?

-¿A quién?!

-¿Qué, vos no vivís con tus papás?

-No!!! Vivo solo... -esta mina me ve como un pendejo!

-Ah! Porque yo creía que esos señores que están en tu piso...

-No, ellos... viven en su casa. No somos parientes!

-Ah! Bueno...

cri cri

Llegamos al piso de ella, por supuesto al pelotudo en ningún momento se le ocurrió indicarle cuál era su departamento. Antes de abrir el ascensor en mi piso, me miro al espejo pensando: ¡tengo pelada, papada, 200 millones de canas y esta mina cree que vivo con mis padres! ¡Me ve cara de salame?! Y el ego hace plop.

sábado, 17 de noviembre de 2007

¿Ud. no está podrido de...

... prender el televisor y encontrarse con la sonrisa sobradora del pelado de CQC?

¿Alguien le va a decir que ya cansó?

viernes, 16 de noviembre de 2007

Juliette Binoche en Playboy

Y se puso en bolainas nomás, como habían anunciado, la absolutamente querible Juliette Binoche en la edición de noviembre de la versión francesa de la revi del conejo. Previsiblemente, no se ve un sorongo aunque esta vez parece que a los muchachos del chasirete se les fue la mano, parece joda.

Esto les pasa por hacerse los artistas para cazar minas conocidas y pagarles fortunas con la esperanza de vender más revistas. Así vamos para atrás, che.

A ella no le podemos decir nada, aprovechó la volada y zafó fácil. Pero ellos se podrían haber puesto más exigentes. Después se quejan que Internet... ¿qué esperaban, que la gente pague 10 ó 15 euros por esto?

Que vuelvan los gateaus.

jueves, 15 de noviembre de 2007

Un traductor para Mickey

Parece una joda de Peter Capusotto, pero no: un canal palestino bajo la órbita de Hamas tiene un programa infantil con una especie de Mickey trucho que, según dicen, les mete ficha a los pibes a favor de la Jihad y qué se yo cuánto: acá tienen un video.
Por supuesto la versión cambia según la fuente, y como lo que hablan estos tipos suena medio "jeringozo", Occidente ha convocado a diversos traductores que dan cada uno una interpretación diferente de las palabras del ratoncito:

Traductor de la embajada de Israel: "hola amiguitos, vamos a jugar a que hacemos la guerra santa y barremos al sionismo de la faz de la Tierra"

Traductor del consulado palestino: "estimados niños, trataremos con todo respeto a nuestros hermanos israelíes con los que tenemos un problemita cartográfico"

Traductor de Crónica: "a estos rusitos balas los vamos a hacer comer grasa de chancho, y Atlanta se va a ir a la C"

Traductor de EE UU: "soy Bin Laden, no digan nada"

miércoles, 14 de noviembre de 2007

Estudiantes calentones

En el videoclub tienen un estante muy a la vista con pelis de un género reciente, las "películas con Audrey Tatou". Parece que Amélie tiende a reincidir en la comedia romántica o "romántica a secas", un género habitualmente sospechoso. Pero me llevé una agradable sorpresa con dos títulos que la tienen como personaje secundario: Piso compartido (L'auberge espagnole, 2002) y Las muñecas rusas (Les poupées rousses, 2004).

Ambas dirigidas por el franchute Cédric Klapisch, y continuación una de la otra, son básicamente comedias sobre veinteañeros universitarios y su paralelo aprendizaje en la universidad de la calle. En la primera, Piso compartido, se conocen al amucharse en un departamento de Barcelona para ahorrar alquiler: hay un danés, un italiano, el francés protagonista (Romain Duris) y tres chicas, una inglesa, una española y una belga que resulta ser lesbiana (Cécile de France). La peli es un racconto de anécdotas grupales y de algunos de los personajes por separado. Xavier/Duris, por ejemplo, se hizo amigo de unos franceses recién casados y el marido, muy ocupado, le encarga a la mujer (Judith Godrèche) para que la pasee por la ciudad. Cada tanto recibe la visita de su novia Tatou, celosa porque es obvio que el flaco la está pasando bárbaro. En fin, muchos ratones desfilando y situaciones que más de uno ha vivido en esa época de torpezas, revoltijo y calentamientos varios.

En Las muñecas rusas ya pasó un tiempo, Duris se ha recibido y hace laburos periodísticos mientras se da ánimo para escribir algo más duradero. Acá hay menos personajes y la historia de amor es más convencional, pero vuelve a la palestra la inglesa Wendy, que no es otra que la bailarina más linda de Mrs. Henderson presenta. La actriz se llama Kelly Reilly y su cambio físico entre las dos películas de Klapisch es notorio. A pesar de su cara de cervatillo, Wendy no es ninguna tonta y tanto ella como los demás están lejos del estereotipo. Vuelve también su hermano William, uno de los personajes más entrañables de la primera, el clásico hinchapelotas tan divertido que dan ganas de matarlo. Un signo de que la película es buena: uno recuerda enseguida y por largo tiempo los nombres de los personajes.

En fin, que la pasé muy bien con estos devedeses y los recomiendo.

lunes, 12 de noviembre de 2007

Natacha, extraña dama

Pongo una sola foto porque la verdad es que físicamente Natacha Jaitt es una mina del montón, concretamente del montón "flacucha con implantes" y su cara algo angulosa no es particularmente expresiva, aunque ya posó para Playboy, Interviú y la mar en coche. Lo interesante de esta argentina que ronda los 30 y se hizo conocida participando del Gran Hermano español es su lengua, zafada como hace tiempo no se veía, pero a la vez inteligente, también como hace tiempo no se veía. Todavía no es muy conocida, pero se la ve capaz de cualquier cosa por llegar y tiene con qué; creo que es la mayor sorpresa del ambiente artístico desde Fernando Peña.


Salida de la casa gallega del boludismo televisivo, Natacha supo alternar las esperables sesiones de fotos con un programa de FM madrileño (el título: "Esclavas del agujero"!) y luego otro en Playboy Latinoamérica. Su especialidad, por ahora, es el consultorio sexual, materia en la que deja a la Rampolla al nivel de Heidi. Natacha no habla desde la ciencia sino que lo suyo es pura verdad empírica, cruda y gráfica. Chiche Gelblung, un especialista en estos fenómenos -recordar que descubrió a Escohotado-, reprodujo en su programa los consejos de la gélida coneja-especialista sobre la práctica del sexo anal, y la semana pasada le hizo una entrevista. Rápida, Natacha le ofreció acabar en vivo (ella solita) y por cómo hablaba después, como mínimo se había calentado bastante. Chiche, entre agradecido y perplejo.

Por ahora no encuentro videos de estas apariciones en la web, pero hay que estar atentos, la señora ya tiene su propio blog y también subió un par de clips a YouTube. Qué dirá el sr. Bergoglio.

viernes, 9 de noviembre de 2007

Madre quejosa genera hijo inventor

Jake Wulf, de 9 años, está en el programa de niños superdotados de la Escuela Primaria Odebolt-Arthur, en el Estado de Iowa, Estados Unidos. Si bien suele destacarse por su gran capacidad intelectual y la facilidad con la que suele resolver problemas, siempre olvidaba algo: bajar la tapa del retrete. "Mi madre ya se estaba cansando de que siempre lo dejara abierto", explicó el pequeño.

Fue durante una visita a su médico cuando comenzó a desarrollar este dispositivo al que nombró Privy Prop. Allí descubrió un cesto de basura cuya tapa se abría cuando uno la oprimía con su pie. Al volver a su hogar, les comunicó a sus padres que tenía intenciones de desarrollar algo similar para su inodoro. Y finalmente lo hizo, con ayuda de su padre.

El "Privy Prop" fue presentado en la feria de inventos de la escuela donde causó furor y fue seleccionado para representar al colegio en la feria estatal. Si bien aún no está patentado por la familia, el "Privy Prop" funciona de una manera muy sencilla: cuando uno presiona el pedal con su pie, la tapa se levanta. Cuando uno termina y retira su pie, la tapa baja de forma automática.

Consultada la madre sobre los hábitos pisheros del pequeño, contestó: "toda la vida hizo lo mismo, siempre estaba demasiado apurado para pensar en esas cosas. Se lo recordé miles de veces".

Tomado de: NoticiasLocas.com

Paredón

Esta mañana, Melconián-Pinedo fueron por fin tapados por otro gran letrero: EN BOCA ROBERTO DIGON, con escudo pintado y todo, para que lo vea cada vez que salgo de mi casa. Che pero qué lindo... Conchisumadre...
Algo me dice que Melconián no va a volver a aparecer, al menos por un buen tiempo.

lunes, 5 de noviembre de 2007

Oh, Maggie

Ahora la conocen como "la hermana de Jake" pero Maggie Gyllenhaal merece y tiene luz propia. El Soltero la descubrió hace unos años alquilando una película llamada La secretaria (atraído, obviamente, por las implicaciones eróticas de la carátula). No sólo vio una película extraordinaria, en el mejor sentido de la palabra, sino que además quedó cautivado por la actriz protagonista, una belleza no tan evidente como otras pero que crece a medida que transcurre la película, como su personaje de una chica apocada y con algunos patos en la terraza -viene de un psiquiátrico- que entabla una relación SM con su jefe, el inefable James Spader. No hace falta gustar de la onda "disciplinaria" para gustar de la peli, y ése es quizá su mayor acierto: descubrirnos los placeres de una práctica siempre vista con algo de aprensión. Por no hablar de que resulta increíble que en Hollywood asome una película así, sin estridencias pero con una carga erótica apabullante.

En resumen, quedamos cautivados por la combinación de belleza, simpatía y atrevimiento de Maggie, nada habituales por allá. Después la vimos en algunas otras películas, casi siempre en papeles secundarios, como Donnie Darko o El ladrón de orquídeas. Y sabemos que está en otras que no nos animamos a ver, como la patriotera versión Oliver Stone del 9-11. Pero no perdemos las esperanzas de que alguien se avive y le dé pista a nuestra pichona: si la agarra algún director piola va a hacer un carrerón.

La piba está por cumplir 30 años, se casó hace poco y tiene una nena a la que bautizó Ramona. Sres. Verhoeven, Bertolucci, Medem, apúrense a pescarla en todo su esplendor, antes que Ramona crezca y provoque en su mamá el pudor imaginable.

En fin, esta mina no es un portento físico, pero nos pueden su naturalidad y su arrojo, además de esos cachetes que se le inflan cuando sonríe como una nena que acaba de portarse mal y nos mira pensando "¿y? ¿qué me vas a hacer ahora?"

viernes, 2 de noviembre de 2007

La cita

Un hombre sentado solo en una mesa de un bar junto a una ventana que está abierta. Una muchacha viene caminando por la calle. Pasa por al lado de la ventana y el hombre le dice... (algo que está escrito acá en este papel). Ella lo mira y le pregunta: "¿A mí me hablás?"

Él enrojece y contesta: "Sí, pero le pido disculpas".

Ella dice: "¿Puedo pasar?"

Él contesta que sí, mientras se lleva la mano al bolsillo del saco y examina el escaso contenido de su billetera.

Ella dice "No te hagas problema, pienso pagar lo que consuma".

La muchacha, vista desde la calle, franquea la puerta del bar. Mientras dice “hola”, retira un poco de la mesa la silla en la que se va a sentar, para poder hacerlo. Se trata la silla opuesta a la del hombre respecto de la mesa.

El hombre enciende nerviosamente un cigarrillo y luego extiende la cajilla a la muchacha diciendo "Perdoná, no te ofrecí, ¿fumás?"

Ella dice: "No." Y luego dice también: "Así que... ¿te gusto?"

Él contesta: "Sí claro, pero no sé, en fin..."

Se miran en silencio. El hombre dice: "No te ofendas, pero me gustaría saber ante todo si te sentaste conmigo por razones de trabajo".

La muchacha lo acaricia y le dice: "No, bobito, estoy acá porque me enamoré de vos".

Se acercan las caras de ambos. Se besan. Luego la muchacha dice: "¡Uy, me tengo que ir!"

Él contesta: "Esperá, ¿cuándo nos podemos ver?"

Ella dice "Cuanto antes, espero".

Él dice: "Bueno, nos encontramos a las ocho en Sarmiento y Abel Giménez".

Ella contesta: "La hora me viene bien, pero no sé cuál es Abel Giménez".

Él dice "Es la segunda después de Mulligan".

Ella dice "¿Mulligan? No la conozco. Mejor nos vemos en el bar de Uruguay y Trostki".

"¿Uruguay y qué?" pregunta él.

"Y Trostki" contesta ella. Él pregunta: "¿Qué calle es esa? ¿Qué nombre tenía antes?"

"No sé, yo siempre la conocí por Trostki" dice ella.

"Y decime, ¿no te vendría bien en Sandokán y Paraguay?" pregunta él. Y agrega: "Yo siempre paro ahí".

"Mirá, Paraguay la conozco" dice ella, "pero Sandokán no".

Él contesta: "Bueno, ¿dónde querés que nos encontremos?"

"Acá" dice ella.

"Imposible" replica él, "a esa hora este lugar está tan lleno que no entra un alfiler".

"Bueno" dice ella, "te voy a dar la dirección de mi casa, creo que va a ser lo mejor".

El hombre anota mientras la muchacha le dice: “Reconquista y Florida”.

"¡Reconquista y Florida no se cruzan!" dice él, levantando la vista del papel.

"¿Me vas a decir a mí?" dice ella. "Yo vivo ahí".

Él contesta: "Sé perfectamente que no se cruzan, toda la vida trabajé por esa zona".

"Bueno" dice ella, "si te parece que no se cruzan, entonces no vengas nada".

"Claro que no voy a ir" dice él. "No me gustan las bromas pesadas".

"¿Sabés una cosa?" dice ella. "Sos un imbécil, si te digo que vivo ahí es porque vivo ahí".

"Mirá, no sigas con eso porque no me vas a poder engañar, pedazo de estúpida" le dice él.

"Pero nunca vi un tipo más tarado" contesta ella, "La hubiéramos pasado rebién esta noche en mi casa..."

"Sí, sí, andate un poquito a la mierda" dice él.

"La puta que te parió" dice ella.

El hombre se levanta iracundo y vuelca todo lo que hay en la mesa sobre la falda de la muchacha gritando: "¡No te metas con mi madre!"

Atrás, el mozo del bar llama la atención de un agente de policía sobre lo que está ocurriendo. Escena de pugilato entre el hombre y la muchacha. El policía se acerca gritando "alto, alto". Luego se lleva a los contendientes a una comisaría.

Más tarde el hombre está durmiendo en una celda. Un policía le abre la puerta diciendo: "Despiértese, Gómez".

"¿Eh?" dice él, incorporándose un poco.

El agente le dice: "puede irse", y lo conduce a una habitación donde le hace entrega de sus efectos personales. Gómez toma posesión de ellos y dice:

"Quisiera hacerle una pregunta. ¿Podría darme usted la dirección de esa mujer que vino acá conmigo?"

"¡No señor!" contesta enojado el policía, "le prohíbo que vuelva a ver a esa mujer. Si no se lleva bien con ella déjela tranquila y se acabó, ¿está claro?"

"Sí" dice Gómez.

Del disco de Leo Maslíah Buscado vivo (1987). Podés escuchar el track acá.
Ilustración: José Andrés Pérez Serrano.

jueves, 1 de noviembre de 2007