lunes, 5 de noviembre de 2007

Oh, Maggie

Ahora la conocen como "la hermana de Jake" pero Maggie Gyllenhaal merece y tiene luz propia. El Soltero la descubrió hace unos años alquilando una película llamada La secretaria (atraído, obviamente, por las implicaciones eróticas de la carátula). No sólo vio una película extraordinaria, en el mejor sentido de la palabra, sino que además quedó cautivado por la actriz protagonista, una belleza no tan evidente como otras pero que crece a medida que transcurre la película, como su personaje de una chica apocada y con algunos patos en la terraza -viene de un psiquiátrico- que entabla una relación SM con su jefe, el inefable James Spader. No hace falta gustar de la onda "disciplinaria" para gustar de la peli, y ése es quizá su mayor acierto: descubrirnos los placeres de una práctica siempre vista con algo de aprensión. Por no hablar de que resulta increíble que en Hollywood asome una película así, sin estridencias pero con una carga erótica apabullante.

En resumen, quedamos cautivados por la combinación de belleza, simpatía y atrevimiento de Maggie, nada habituales por allá. Después la vimos en algunas otras películas, casi siempre en papeles secundarios, como Donnie Darko o El ladrón de orquídeas. Y sabemos que está en otras que no nos animamos a ver, como la patriotera versión Oliver Stone del 9-11. Pero no perdemos las esperanzas de que alguien se avive y le dé pista a nuestra pichona: si la agarra algún director piola va a hacer un carrerón.

La piba está por cumplir 30 años, se casó hace poco y tiene una nena a la que bautizó Ramona. Sres. Verhoeven, Bertolucci, Medem, apúrense a pescarla en todo su esplendor, antes que Ramona crezca y provoque en su mamá el pudor imaginable.

En fin, esta mina no es un portento físico, pero nos pueden su naturalidad y su arrojo, además de esos cachetes que se le inflan cuando sonríe como una nena que acaba de portarse mal y nos mira pensando "¿y? ¿qué me vas a hacer ahora?"

1 comentario:

el licenciado dijo...

sr. Soltero, no vi esa película de la que habla, pero esta muchacha está altamente masticable.