jueves, 27 de diciembre de 2007

2008 será un año "full Macri"

La nueva pintada del paredón frente a mi casa lo dice todo. La firman unos tales "Los irrompibles":

¡AHORA BÁNQUENSELA!

viernes, 21 de diciembre de 2007

La Navidad más pedorra

Me pienso ir unos días de joda para festejar la (coreado con tono bobo) "Navida-Navida-es la Navidáaaadddd" así que me nevado recomendando algo que creí que nunca iba a existir: una película de "Navida-Navida..." buena.
Se llama "Bad Santa", la dirigió Terry Zwigoff en 2003 y en los videoclubes argentos es fácil de encontrar con el nombre Un Santa no tan santo. Si no la conocen, aviso: no se aconseja verla con familiares, ni mucho menos niños. El Papá Noel de shopping que interpreta Billy Bob Thornton es de lo más loser, decadente y vergonzoso que se ha visto en Hollywood en los últimos años. Baste decir que atiende a los chicos en pedo.
Pero claro, aparece un gordito absolutamente inocente -o gilún, según la perspectiva- que es fanático de la "Navida-Navida..." y decide que Billy Bob es su ídolo. Y ahí, uno imagina, comienza el proceso que hará de este veterano cínico y ladrón un padre como Dios manda. Pero pasan los minutos, y Billy Bob aprovecha la docilidad del gordito para explotarlo de maneras que dan vergüenza ajena, y el momento de epifanía paterna no llega... y pasan más escenas... y no llega, y no llega! Mientras tanto, Papá Noel se hunde en situaciones entre desopilantes y execrables, conocemos a la runfla que lo rodea, y decimos una y otra vez "¡no podés ser tan hijo de puta!" Este tipo pelea con Torrente el campeonato mundial de lo impresentable.
No cuento más, sólo digo: si odian la Navidad como yo, no dejen de ver esta película. Felices Fiestas.

jueves, 20 de diciembre de 2007

¿De dónde salen...

... los neumáticos que se queman día por medio en las marchas y conmemoraciones de las calles porteñas, al son del bombo?
¿Tanto laburan los garajes? ¿Hay una fábrica de neumáticos especiales para quemar? Tipo "Ruedas Perfumo, las que largan más humo"...
Una duda que tengo.

miércoles, 19 de diciembre de 2007

Un post para Piturro

Cuando era pequeño, entre las revistas de historietas "largas" del kiosco (largas por su extensión y también por el formato elongado), junto a Larguirucho, Patoruzú y Afanancio, aparecía una llamada Piturro que era "para mayores". Alguna que otra vez encontré un ejemplar en el canje de revistas del barrio, eran aventuras raras. No había peligro ni suspenso, lo único que pasaba era que Piturro conocía a alguna señorita y trataba de encaramársele encima, logrando a veces darle un beso en la boca. Cuando esto ocurría, la boca de Piturro aumentaba de tamaño como si fuera un superpoder, amenazando tragarse la cabeza entera de la chica, en fin, una cosa asquerosa. En esa época yo no estaba "avivado" y me aburría; después creo que salió de circulación.

En el sitio Todo Historietas encuentro esta breve reseña: "Piturro, de Julio Olivera. Fue creado en 1974 para la revista María Bizca, de Córdoba. Piturro era un tipo 'zarpado' que vivía en una pensión, no trabajaba, y andaba siempre detrás de pomposas chicas (generalmente en minifalda). Se caracterizaba también por los 'aparatosos' besos que les daba con su gran boca, de la cual, muchas veces, asomaba la lengua y chorreaba saliva. De él derivó otro personaje con su revista: Piturrín".

En Isidoro había joda pero no pasaba nada, en cambio Piturro fue la primera historieta con erotismo que recuerdo, mucho antes de Milo Manara y las chicas de Altuna para Playboy. La imagen de este post es, increíblemente, la única que encontré en Google.

domingo, 16 de diciembre de 2007

jueves, 13 de diciembre de 2007

Maribel Verdú: desnuda, toda rebalsada

Polentosa la chiquitina cuando apareció en una banda de películas españolas buenas y calentorras, allá por fines de los '80 y comienzos de los '90: Belle epoque, donde sufría un ataque histérico cuando se estaba probando un vestido de novia; El beso del sueño, donde seducía a desconocidos para después robarlos; y Huevos de oro, de Bigas Luna, donde se mandaba un bailecito encima de una mesa. En esa época era encendida, simpática, voluptuosa, carnal. Esa sonrisa entre inocente y vampírica, los ojazos apenas bizcos y sensualidad para desparramar.

Pasaron los años y vinieron otras chicas más jóvenes. Hoy Maribel Verdú tiene 37 y viene a la Argentina a filmar con Coppola (qué raro que suena decir esto todavía, ¿no?) Está más flaca, los cachetes hundidos... parece que le agarró el "síndrome Sandra Bullock", otra actriz que era un camión y cuando se hizo famosa empezó a hacer dieta hasta quedar hecha un palito como todas las otras. Nosotras las queremos justamente porque y cuando son pulposas.

No importa, igual te salutamus Maribel, y esperamos encontrarte en algún cafecito de Palermo Hollywood.

miércoles, 12 de diciembre de 2007

El atún de las mil caras

Soy de los que compran latas de atún, combinan con lata de jardinera y sobre de mayonesa y voilá! mayonesa de atún. Recuerdo con nostalgia los tiempos en que salían un peso o menos, antes de la devalueta que triplicó los precios (probablemente porque el material de la lata es importado de Rumania o vaya a saber qué). Ahora siguen aumentando, y como les llegó el convenio de precios marca Miceli -lo más importante que hizo la ministra antes de dejarse olvidada la bolsa- empezó la diversificación de producto, cosa de zafar de la palabra empeñada.
Así la marca Gomes da Costa, que suele verse en supermercados Eki, Día y algunos chinos, ha inventado una nueva clase de atún enlatado. Hasta ahora teníamos los "lomos de atún" -el más caro- y el "atún desmenuzado" -más berretón-, en cada caso en sus variantes "en agua" o "en aceite". Como nunca tuve atunes en casa no sé exactamente de dónde sale cada una, pero en todo caso los "lomos" son más sólidos y el "desmenuzado" es una especie de aserrín que sirve básicamente para darle gusto a una salsa o algo así, porque es imposible de pinchar con un tenedor.

Bueno, ahora los muchachos de Gomes da Costa tienen una intermedia. Uno va al super y ve "atún en trozos", que no debe confundirse con "lomos" ya que se parece mucho más al desmenuzado. Pero el desmenuzado sigue existiendo, y más aún, hay algunas latas que dicen "atún rallado" (!), pero unas pequeñas leyendas sobreimpresas "traducen" el adjetivo como "desmenuzado" también.

En suma, el "atún en trozos" tiene el precio que antes tenían los "lomos", ahora más caros que antes. Entre esto y las galletitas con trigo, soja, etc. ya me tienen mareado!

sábado, 8 de diciembre de 2007

Sexo a la mexicana


Hace un tiempo me pasaron una revista mexicana de comics "picantes", lo que sería un equivalente a nuestra Piturro (uh... Piturro merecería un homenaje!) Los dibujos son estándar pero lo que me llamó la atención es que es tal el nivel de jerga que los diálogos me resultan casi incomprensibles. Transcribo algunos:

(La cosa es en una panadería)
-¿Qué es lo que vas a llevar, chanito?
-Deme dos bisquets y dos besos, Chalía.
-¡Te voy a enseñar lo que es una buena telera, mi cielo!
-¡Jija de su madre, qué nalguísimas!
Las ancas me tiraban como si tuvieran vida propia.
-¡P-parece que está masticando calzón!
-¡Ora, baboso, qué tanto le ves a esta descarada!
-¡Ay, espérate! ¿Por qué me pegas?
-¡No te hagas, si hasta te babeas por verle las trancas!
(Una pelea de mujeres en la calle)
-¡Miren, allí viene la mula ponedora del pueblo!
-¡Me lleva la fregada!
Aquella mensa fue a esperarme con sus amigas para echarme cizaña.
-¿Qué, vas a embarrar a otro de tus sementales?
-¡Háganse a un lado, yo no sé de qué me hablas!
-¡No te hagas idiota, sabemos que andas de "colafloja" con nuestros novios!
-¡Miren, urracas, yo no tengo la culpa de tener estas nalgotas en vez de las ancas ñangas que ustedes se botan!
-¡Maldita puerca, si tanta cola tienes ¿por qué no le pones con un burro?!
-¡Inche vaca apretada, ora sí te voy a romper la magre!
-¡A quien le hace falta meterse con un burro es a ti, mocha tarada!
-¡Ay, suéltala, no le hagas nada!
Bastó que les gritara para que a aquellas idiotas se les arrugara el fundillo.
-¡Ni se metan porque les arranco los pelos de la cuca, carbonas! ¡Y a ti te voy a enseñar lo que debes hacer para calentar a tu macho!
-¡Nooo, suéltame!
-¡Chano no te ha tupido porque ni siquiera sabes cómo mojarte la papa!
-¡Nooo! ¿Qué vas a hacer?
Sin ninguna compasión, le empastelé todo el changuiscuil.
-¡Maldita mula reseca!
-¡Aaay, quítenme a esta locaaa!
-¡Ya déjala, pervertida!
-¡Que no se metan porque también les taponeo el chocho a pastelazos!
Y así...

viernes, 7 de diciembre de 2007

Parecidos

El cortejo del macho de la grajilla es semejante al del ganso -y también al del hombre-, porque es un animal que carece de órgano especial para cortejar: no tiene plumas vistosas como el pavo, ni un órgano vocal idóneo como el ruiseñor. El macho de grajilla deseoso de casarse debe saber hacerse valer sin medios auxiliares especiales. La forma y manera con que consigue su propósito tiene visos asombrosamente humanos en muchos de sus aspectos. Entre las grajillas, el joven galán exhibe su energía; todos sus movimientos tienen cierta tensión consentida, y prácticamente nunca deja de adoptar una actitud jactanciosa, con el cuello erguido y el pescuezo tenso. Continuamente provoca a otras grajillas, y hasta llega a entablar escaramuzas con quienes están por encima de él, aunque sólo cuando "ella" le mira.

Ante todo, procura impresionar a su pretendida mostrándose dueño de algo que podrá ser el sitio en el que construir un nido y de donde expulsa a todas las demás grajillas, sin parar mientes en su rango. Instalado en el lugar en cuestión, deja escuchar una llamada o reclamo del nido, que consiste en un agudo y penetrante "¡ssic, ssic, ssic!" Por loregular, este reclamo del nido es únicamente simbólico. En esta fase no tiene demasiada importancia el hecho de que el agujero en cuestión sea realmente apropiado para anidar.

Cualquier rincón oscuro, hasta un agujerito que resultaría demasiado pequeño si el ave intentara en realidad meterse en él, sirven para cumplimentar la ceremonia del "¡ssic!" (...) Todas las formas de exhibición personal de los machos de grajillas que cortejan se dirigen u orientan hacia una hembra perfectamente determinada. ¿Cómo se entera ella de que toda la representación se hace en su honor y obsequio?

Para esto sirve el "lenguaje de los ojos". En efecto, el macho, durante sus ofrecimientos, mira continuamente a la cortejada, e interrumpe enseguida sus esfuerzos en el caso -que no ocurre fácilmente, si ella tiene interés por el "doncel"- de que la solicitada emprenda el vuelo.

Muy peculiar e irresistiblemente divertida -incluso para el observador no dado a humanizar- es la diferencia en el juego de miradas entre el macho cortejador y la hembra cortejada. Mientras que elmacho mira ardientemente a la hembra sin cesar y sin recato, ella parece que dirija la vista a todas partes menos hacia el galán. Pero en realidad también lo mira de vez en cuando, aunque sólo sea con rápidas ojeadas, que sólo duran una fracción de segundo: lo bastante para persuadirse de que todo el hechizo se dirige a ella, y tambiénlo bastante para que él se entere de que ella se ha dado cuenta. Si ella está realmente desinteresada y, por tanto, no le echa ni siquiera un vistazo, el galán cesa en su empeño tan pronto como... ¡bien! como otros jóvenes.

La doncella da su "sí" aproximándose al macho, que se acerca en su más vistosa actitud arrogante, agachándose y agitando de manera peculiarlas alas y la cola. Estos movimientos de la hembra representan una solicitud de cópula, aunque de forma simbólica y "ritualizada". En esta ocasión no van seguidos de cópula, pues constituyen una simple ceremonia de saludo. Las grajillas hembras ya desposadas acostumbran saludar siempre a sus maridos con este movimiento, incluso durante el período de la reproducción. La ceremonia perdió completamente su primitivo significado sexual, y ahora sirve sólo para expresar una sumisión cariñosa de la hembra al macho.

Desde elmomento en que la novia se ha rendido de esta forma al macho, ella se muestra consciente de sí misma y agresiva hacia las restantes grajillas de la colonia, pues el hecho de prometerse representa casi siempre para las hembras un considerable ascenso en el escalafón de la colonia, ya que, mientras no han emparejado, al ser, por término medio, más pequeñas y más débiles que los machos, tienen un rango inferior al de éstos.

Tomado de Konrad Lorenz, El anillo del rey Salomón, RBA Editores.

miércoles, 5 de diciembre de 2007

Maravilloso

Se llama Enjuto Mojamuto, es gallego y encarna nuestros momentos más pelotudos en Internet. Hay varios videos en YouTube, pero primero vean éste.
El sitio de RTVE tiene algunos más, como este otro.

domingo, 2 de diciembre de 2007

Histéricas no


En Hipercrítico, Cicco se mandó una nota comparando a la Coca Sarli con Nicole Neuman. Por supuesto, gana la Coca que representa a la "querendona", en los términos de la nota, mientras que Nicole es la "histérica". No es nada del otro mundo, pero termina con un interesante comentario sobre cuánto mejor sería el mundo sin histéricas. Transcribo:

"Más mujeres querendonas –una especie, como usted deducirá, en peligro de extinción- reportarían beneficios importantísimos para la humanidad. Si hay más mujeres querendonas, por lo tanto, hay hombres más y mejor cogidos. Como todo el mundo sabe, coger no sólo trae hijos a este planeta, también trae una rara sensación de paz y plenitud. Le podrá ir mal en otras áreas de la vida. Lo podrán asaltar. Torturarlo con alfileres. Su jefe podrá decirle que es un idiota y quizás con mucha razón. Lo podrán pisar en el bondi, manosear en el subte, patear en la cancha. Pero, si todo eso va acompañado de una copita de buen sexo, el paraíso es suyo. Por eso, siguiendo la ecuación, más mujeres querendonas, equivaldría a más hombres plenos, en paz y armonía. Piénselo. Por unos segundos hágase la idea. Esto representaría jefes menos hincha pelotas, menos estré######ás happy hours, carnavales más extensos, más playas nudistas. Y los festivales electrónicos y las discos caretonas, estarían deshabitados pues todo el mundo tiene una mejor cosa que hacer: coger.
Por otra parte, imagine las cifras extraordinarias que ahorrarían las mujeres en estar a la moda. Con más chicas querendonas, ya no será necesario ponerse lo último de lo último, pues, a qué hombre le importa una pollerita cuando ha tenido, minutos atrás, un culo entre sus manos. Imagine a Ricky Zarckany, vendiendo en Once a dos pesos el par. Una escena deliciosa. Pero las marcas, el marketing de la vida precisa de las mujeres histéricas como Nicole. Este es el eslabón perdido del acabose, el trampolín donde la humanidad salta y se pega un palo en la pileta vacía. La mujer histérica lo complica todo. Obliga al hombre a vestirse bien. A decir pavadas. A ser quien no es. Pero ahí está la Coca. Blanca y radiante. Yo la tengo en lo más alto de mi altar de ídolos. Y rezo para que un día, en toda su bondad, nos envuelva a todos en sus tetas y nos lleve a un mundo mejor".

La nota completa, acá.