sábado, 20 de diciembre de 2008

La bocha de cristal se me empañó


No sólo augurios y brindis aparecen en los últimos días del año. También agoreros con patente que se animan a pronosticar lo que viene. Buen momento entonces para revisar lo que decían el año pasado.
Por ejemplo: Victoria Arderius, tarotista, dio esta nota al diario (bah, site) Infobae.com contando con pelos y señales cómo iba a ser la Argentina 2008. Cual TVR del ciberespacio, entonces, develemos la palabra preclara de la adivinista:
En búsqueda de los posibles conflictos que marcarán el Gobierno de la Presidente electa, Cristina Kirchner, Victoria Arderius señaló que "la economía va estar en una tregua"...

...la Presidente electa aparece "como una persona muy preparada para hacer lo que tiene que hacer, con mucho equilibrio interior"...

"Su entorno es muy bueno, la aprecian, va a tener un gabinete de leales que son todos caballeros con copas que le acercan lo que necesita"...

...con el actual jefe de Gabinete (Alberto Fernández), Cristina tendrá una buena relación signada por la carta de "la Buena Fe y de la Esperanza, lo que implica un buen respaldo entre ambos"...

Economía: "podría enfocarse por el aumento de las exportaciones"...

"El seis de Oro, que es la carta del éxito, la muestra con el fortalecimiento de las relaciones con lo interno (en referencia a la Argentina)"...

Asimismo, la relación con los argentinos parece positiva pese al margen de electores que no la elegió el domingo pasado y los potenciales problemas que debería enfrentar.

"La Argentina le va a abrir el corazón y Cristina aparece como un soldado con una espada en alto sabiendo cortar por lo sano lo que no le sirve", subrayó Arderius.
Y sí, leyendo esto parece que los que tienen que cortar por lo sano son los que garpan la consulta con Victoria.

martes, 16 de diciembre de 2008

Lista de boludos

Lo bueno de ser pobre es que uno puede reírse de cómo pierden la guita los otros. Lea esta nota y sienta una mezcla de satisfacción moral y jodidez. Sea hiena por un rato.

Una lista muestra cuánto perdieron los estafados por el gurú de Wall Street

viernes, 5 de diciembre de 2008

Películas en 5 segundos


En YouTube hay muchas boludeces y ésta no la conocía. Videos caseros que resumen películas famosas; la mayoría dura entre 20 y 30 segundos, pero la mayor parte del espacio lo ocupan los créditos, que siempre incluyen el cartel original. La cuestión es que en cinco segundos está la esencia de la película.
Esta creación colectiva y espontánea tiene algunos ejemplos muy buenos: Pulp Fiction, Terminator, Kill Bill, El exorcista y El gran Lebowski por nombrar algunos.
Hay quien resume sagas enteras en 5 segundos, como las de Batman o Rocky.
Este resumen de Scarface es un poquito más largo, pero realmente es muy gracioso.
En cambio el de Forrest Gump es cortísimo.
También hay compilados de estos cortos, como éste. Igual conviene poner pausa entre uno y otro.
Todo el tiempo que nos ahorramos con estos resúmenes nos sirve para ver cosas de verdad importantes, como la ya clásica ardilla mafiosa.

lunes, 24 de noviembre de 2008

¿Reactivación?

Hace tres años que vivo en Almagro. Al poco tiempo de mudarme, empezaron a cerrar negocios por la avenida Rivadavia a la altura de mi casa: primero fue un Mr. Luna que había sufrido varios asaltos, después el Blockbuster de la esquina, después el Plaza Vea de enfrente, y la pizzería Mikel que estaba en la otra esquina. Durante un par de años la decadencia imperó en la cuadra, la misma donde está el boliche Acatraz. Hasta cerró un estacionamiento que estaba a mitad de cuadra.
Me llamaba la atención el cierre simultáneo, más en un momento en que la economía iba viento en popa. Tal vez los alquileres de los locales habían subido demasiado, algo que también era noticia en ese momento. Pero en otras cuadras no parecía darse el mismo fenómeno.Ahora, que los medios amenazan todo el tiempo con sus profecías autocumplidas de recesión (es como hablarle a un pibe de los fantasmas y después sentarse a esperar que tenga una pesadilla), la situación se dio vuelta. Cerró una panadería... para ser reemplazada de inmediato por una peluquería. Donde estaba Mikel abrió un café muy lindo. El gigantesco local de Plaza Vea, que ocupa media manzana, fue ocupado por esa gran juguetería para adultos que es Easy. Y esta mañana otra gran noticia: en la gran esquina de Blockbuster que estuvo dos años cerrada están instalando un local de telefonía celular.
¿No era que estaba todo mal?

viernes, 24 de octubre de 2008

La verdad


-No he tenido una vida feliz -dijo Annabelle-. Creo que le concedía demasiada importancia al amor. Me entregaba con demasiada facilidad, los hombres me dejaban tirada en cuanto conseguían lo que querían, y yo lo pasaba mal. Los hombres no hacen el amor porque estén enamorados, sino porque están excitados: me hicieron falta años para comprender un hecho tan obvio y tan simple.

De Las partículas elementales, Michel Houellebecq, ed. Anagrama.

martes, 21 de octubre de 2008

Piratas en el bondi


Cada vez que me subo a un colectivo de larga distancia pasa algo nuevo. Ahora venía del Partido de la Costa en un Plusmar bastante bueno, en asiento individual, los regalitos eran comestibles, la luz de lectura andaba, etc. Pero claro, tenían que poner una película.
Las películas en los bondis son un tema largo. Al principio, hace unos quince años, te daban unos auriculares para escuchar si te interesaba la película (como en los aviones). Pero se ve que algunos pasajeros se los afanaban porque pronto desaparecieron y los televisores empezaron a emitir a alto volumen. Si encima te toca el infortunio de que la película sea en castellano, será imposible distraerse. Y si es buena, la mala calidad de la imagen -que hasta no hace mucho eran unos VHS rayados- te estropea la cuestión.
Pero lo del otro día no me había pasado nunca. Dieron una película fantástica llamada Ghost rider. La conjunción de factores se dio así:
1) La película era malísima.
2) La película era de ésas que cada dos minutos se siente "¡AAAAAGHH!", "SWISSSSHHHH", "BOOOM", "RATAT-TATAT-TAT", "¡AIA!", "¡KABOOM!", entre tiros, líos y coros wagnerianos.
3) Al comienzo, debajo del título, apareció una dirección de mail. WTF? La dirección decía algo así como "moviehacker". Sí, era pirateada!
4) Y pirateada mal, o copiada en un disco marca Crown, porque de la mitad para adelante empezó a trabarse. Con lo cual tardó mucho más en terminar, claro. Porque siguió y siguió, congelándose cada minuto y medio. "KABOOO...........OOOOO.............OOOOM!"
Y esto es to-to-to-todo amigos!

lunes, 13 de octubre de 2008

Pago que supo ser fácil

No sé si es en mi barrio solamente, pero cada vez es más complicado pagar impuestos y servicios fuera del banco. Los "Pago Fácil" y "Rapipago" van desapareciendo, o se ponen complicados o con largas colas. Alrededor de mi manzana, en el último año, ya taparon los cartelitos tres kioscos (todos Rapipago) y una agencia de lotería (Pago Fácil). Antes de dar de baja el servicio, en todos se notaba la desidia al atender, que continúa en los pocos lugares que todavía lo hacen.
"No, Rapipago hasta la una", "hoy no atendemos", "sólo con cambio", "no me anda la máquina" son algunas de las excusas que convierten una "corrida hasta la esquina a pagar la luz" en una larga caminata de cuadras y cuadras buscando algún negocio que funcione. En un supermercado Leader Price que tiene Pago Fácil aproveché para comprar un par de boludeces; el cajero me dijo que tenía que cobrarme por separado, y que no podía darme vuelto por la boleta que había ido a pagar. Se comió una puteada.
En un Farmacity, cuando expliqué que tenía que pagar un servicio con el número de cliente porque no me había llegado la factura, me dijeron "ah... hay que ver si anda el sistema" (esto después de veinte minutos de cola). Por supuesto, no andaba: "con estos trámites siempre se traba". Y seguí la peregrinación.
Debo ser un antiguo: algo me dice que en el banco hay menos gente y es más fácil.

viernes, 3 de octubre de 2008

La fiesta de los culos famosos


La cosa fue así: un buen amigo mío trabaja en una de esas revistas para hombres que todos conocemos. De las que periódicamente pueblan el kiosco con chicas de la farándula en cuatro patas. Mi amigo me invita a una fiesta de la revista en un boliche de Palermo. Le digo que sí. El boliche, me cuenta en el taxi, se está haciendo conocido por la proliferación de futbolistas y chicas "botineras". Hace un repaso de algunos nombres muy conocidos que estarán esa noche; suponemos que algunas de las chichis deben ser habitués del lugar.
Si bien hemos charlado muchas veces de su laburo y tengo claro que buena parte de la mercadería y las historias que se tejen en su torno son puro humo, no puedo evitar cierta expectativa adolescente por ver de cerca a algunos cuerpos de la tele. Experiencia que ya he tenido en el pasado, casi siempre decepcionante, en los tiempos de las "top models", cuando las chicas más populares eran modelos de pasarela y no bailarinas de caño. De hecho no reconozco algunos de los nombres que mi amigo tira para impresionarme. Por otro lado, hay varias rubias que se me confunden; les pasa a varios.
Llegamos al cheboli, todo de punta en blanco; mi amigo repasa los detalles del evento con el organizador del lugar, un morocho de look simeonesco. Todo el mundo se esfuerza en lucir profesional. Somos los primeros: al rato empiezan a caer, primero gente de la revista, luego modelos desconocidas que lucirán atuendos publicitarios, y más tarde asomarán los famosos. Como preveíamos, el VIP empieza a resultar chico, sobre todo porque al lado hay un gran espacio ocupado por gente que parece ser de alguna asociación de boxeo, y que para colmo está comiendo una opípara cena. Abajo, por supuesto, no hay casi nadie; alguna vez estos bolicheros aprenderán a montar locales con salones pequeñísimos y VIPs del tamaño de un estadio, que sería lo más acorde ya que todos quieren ir arriba a sentirse VIP por un rato.
Mi amigo se va a hacer sociales y por un rato tengo miedo de aburrirme, no estoy en mi ambiente. Pero pronto el lugar está repleto y paso desapercibido: empiezo a divertirme con el espectáculo de la gente a mi alrededor. Hay un Johnny Allon con novia adolescente que se saca fotos sacando culo delante del afiche de la revista, como si fuera una de sus modelos. Hay muchos pibes solos o en grupos cogoteando para ver quién llegó. Algunas chicas de la revista que miran divertidas el despliegue hormonal. De pronto me encuentro hablando con una señorita de esas que recuerdan a Gardel, "yo sé que vendrán caras extrañas", porque es evidente que algo en la suya no es natural y le queda muy mal. La chica resulta ser bailarina de Susana y me habla, increíblemente, sobre el compromiso moral de los periodistas o algo así.
Ella me habla de su periodista preferido y yo trato de explicarle que periodistas los hay caros y baratos, pero que precio tenemos todos. Que los periodistas tienen jefes, los jefes gerentes y éstos anunciantes. Noto que por dedicarme a la bailarina me perdí la llegada de las chicas VIP, que se adivinan detrás de un tumulto de espaldas y camarógrafos.
-Porque por ejemplo -me dice ella, que nota cómo me distraigo- el otro día al programa fue la vicejefa de gobierno de Macri y yo no la soporto, entonces nosotros tenemos que aplaudir a los invitados pero yo aplaudí así -me muestra cómo movió apenas las manos y me mira muy satisfecha.
Mientras tanto, ha comenzado un minishow de Willy Polvorón, el trovador de Los Polvorines autor de himnos ocultos como "Ando sin un mango" o "Empanadas y chorizos". Willy es un caradura: canta encima de su propio disco, con voz grabada y todo. Su morochez y la ristra de morcillas que llevaba colgada del cuello hizo que el falso Simeone le preguntara a mi amigo "¿vos querés que él suba al escenario? ¿Estás seguro?" Y mi amigo le dijo que sí, y fue como si un chorro de grasa caliente cayera de la bola de espejos.
La verdad que la gente no entendía mucho qué pasaba, abajo había otro contingente cenando (esto de la disco con mesas y mozos me hace acordar a las películas de Olmedo y Porcel) y se notaba que no lo conocían a Willy, no sabían si era una joda, algunos se reían. Sobre el final una mina con sombrero de cowboy se subió al escenario y bailó un poco con él, como haciéndole la gamba. La mina tenía pinta de gata rubia teñida Ski Ranch, para Willy debe haber sido algo así como la culminación de su carrera.
En el VIP no le daban bola al "show", estaban todos muy ocupados en fingir que no estaban desesperados por ver a las modelos cuando se levantaban de los sofás. Una que nunca se levantó fue Claudia Albertario, que de lejos se veía muy bonita, tenía algo brilloso y esos ojitos como almendrados. Mi amigo no la había nombrado, capaz que es habitué. Otra que acaparaba miradas era Dallys, la paraguaya más famosa desde Chilavert y que tiene un lomazo. Y Belén Lavallén, cuyo nombre conozco desde que Guinzburg le pintó una bandera argentina en el ojete. Que es como un baúl, todo el físico de esta chica es gigante, monumental.
Después de un rato me di cuenta de cuáles eran las famosas que no conocía, había como un look afín a todas. La mini cortísima, los tacos altos, el look llamativo, el bolso al hombro (se cambiaban para un minidesfile en homenaje a la revista) y el aire despectivo de la mayoría, jugaban a ser divas de ese corralito donde estábamos parados. La gran excepción era la simpática novia de Bombita Rodríguez, que parecía una chica más, muy mona pero sin llamar la atención. Un toque de normalidad entre tanta histeria.
Algunos tragos y porciones pizza al paso más tarde, los varones se apiñaron súbitamente de la baranda que balconeaba sobre el escenario de abajo (bué, el escenario era casi dos mesas ratonas con una escalerita). Había empezado el desfile y los muchachos, ya medio alcoholizados, habían abandonado el simulacro. La bailarina de Susana, sentada sobre una mesa, los miraba con desprecio y yo, que también quería asomarme, vacilaba ante su presencia vigilante. Finalmente me acerqué a un hueco en la masa humana y pispié unas tetas pintadas que se balanceaban dentro del mínimo espacio que tenían las chicas para desfilar. Todas juntas parecía que no iban a entrar. La cosa duró cinco minutos. Sobre el final hizo su entrada triunfal María Eugenia Ritó, que había insistido en "cerrar" el evento sola, una disputa de cartel digna del Pepsi Music. Sacó una espada, hizo unos mohínes y 30 segundos después había desaparecido. Pequeña, pero lindo culo tiene.
El espectáculo había terminado y lo mejor era irse antes que los cada vez más y más jóvenes habitantes del VIP se descontrolaran por completo. Mientras buscaba la salida me crucé a Nino Dolce, el trompeador de paredes de Gran Hermano famosos, que iba diciéndole a alguien que iba con él: "¿viste que es igual?" Al toque me sonó el celular: era mi amigo que se rajaba, al otro día tenía que madrugar para llevar a su hija al colegio. En el taxi de vuelta comparamos impresiones. La vida de alguna gente es menos glamorosa de lo que parece.

miércoles, 10 de septiembre de 2008

Ya se escucha en los taxis

Titular de los diarios la semana que viene:

"El piloto de la avioneta donde iba Alfredo de Angeli habría hecho aportes a la campaña de Cristina"

miércoles, 23 de julio de 2008

Caen los mitos

Es así, ya no se puede confiar en nadie. Sino miren lo que pasó en Mar del Plata:

(música de Crónica: chiribiríbumbum tá-tá-tá...)

Claro, si ya con ver cómo lo estaban envasando sabíamos que había algo raro. ¿Dónde está el cilindro gordo de cartón de nuestra infancia, ese que para abrirlo tenías que rasgar la etiqueta con el cuchillo de canto? ¿Dónde esa consistencia gomosa, tipo arena movediza (?), que sostenía la cuchara que dejábamos en su seno clavada?

Si ahora lo único más o menos parecido que hay es el dulce La Serenísima "estilo colonial" que igual NO ES LO MISMO, NO ES LO MISMOOOO!?

Si desde que Havanna dejó de usar Chimbote los alfajores tienen un gusto raro y encima son carísimos!?

¡¡¡Devuélvannos nuestra juventús!!!

jueves, 17 de julio de 2008

Raciocinio


Bueno, parece que ahora se terminó el bolonki este del campo y vamos a poder hablar de otra cosa.

Por supuesto, en unos días me imagino tapa de alguna revista o matutino: "La verdad de la tarasca que se lleva el campo" con las cuentas en Suiza de De Angeli y compañía.

Cosas de los medios. Si la votación hubiera terminado al revés, el medio suspicaz titularía "La verdad de la tarasca que CFK le quita al campo".

Es decir, lo que importa es la tarasca.

Por eso me alegro de que todo se haya solucionado. Pero en setiembre empiezo a llenar la heladera de tomates. Porque en octubre, indefectiblemente, aumentan.

lunes, 14 de julio de 2008

El juego de las vacaciones de invierno!

Un invento de la página http://www.juegoos.com.ar

Luis contra los Oligarkas
Personifica a Luis y despejá la plaza de manifestantes! Ten cuidado que no se llene de gauchos y atrapa los choripanes de Nestor para mas poder. Acordate de encender los parlantes!

domingo, 13 de julio de 2008

Proteste ya


Hace unos días Macri anunció un plan para reducir la contaminación visual en Capital. Básicamente, un ultimátum para que desaparezca una bocha de carteles, marquesinas y letreros de todo tipo de las veredas, edificios, terrazas y autopistas porteños. Lo cual me parece bárbaro, claro que como era de esperar ya salió un sindicato de "aficheros" a protestar por los puestos de trabajo que se van a perder.
La protesta consiste en más afiches, que dicen algo así como "un afiche menos es una voz menos" y hablan del hambre que pasarán los pegadores, la cantidad de puestos de trabajo directos e indirectos, la cantidad de gente que aseguran está recaliente, etc.
Obviamente la consigna parece copiada de aquella de CAPIF que rezaba "una copia más, un artista menos" o algo así. También oímos a los actores proferir "una lata más, un trabajo menos". Esto me sugiere que cualquiera puede agitar consignas similares contra cualquier cosa si le parece que su kiosco está amenazado. Ejemplos:

"Un plato de sushi más, un carnicero menos"
"Un video amateur más, una actriz porno menos"
"Un vino saborizado más, una damajuana menos"
"Un subte más, un limpiavidrios menos"
"Un chat room más, un patovica menos"
"Una bicicleta más, un ladrón de autoestéreo menos"
"Una banda ancha más, un vendedor de discos truchos menos"

Qué cosa... Cualquier consigna me comentan.

viernes, 20 de junio de 2008

Zapatillas en los cables


En Buenos Aires hay hombres invisibles que aprovechan que no los ven para entrar a robar en los departamentos. Son los famosos hombres araña. Suelen andar trepados a los múltiples cables que cuelgan entre los edificios, para pasar de uno a otro sin tener que bajar.

Pero como las veredas están muy sucias, algunos llevan zapatillas para protegerse contra los vidrios y soretes de perro. Si uno mira hacia arriba, puede encontrarse con un par de zapatillas que parece estar colgando de un cable. Son ellos, que se quedan quietos para que no los denuncien.

lunes, 19 de mayo de 2008

Festejo

Este es el post número 100 y qué mejor para festejar que mover las cachas con mi tema de la semana: "Someone great" de LCD Soundsystem.

http://www.youtube.com/watch?v=kaYsczkWti0&feature=related

Un día de estos voy a aprender a ponerlo para que se vea directamente en esta página!

viernes, 16 de mayo de 2008

Opinión pública



Uffff, este kilombo del campo ya me tiene las pelotas llenas!

¿Wanda Nara qué estará haciendo?

miércoles, 7 de mayo de 2008

Delivery


Conversación oída en micro de larga distancia llegando de Mar del Plata a Buenos Aires. Se trata de una empresa de transporte conocida por su estilo informal, notable en su insólita elección de películas y sus choferes confianzudos y charletas.
Alguien vocifera por celular en el piso de abajo:
-Hola, negro, cómo andás... Yo acá, en un (nombre de la empresa) llegando a Buenos Aires. Sí, todo bien... Te llamo porque justo estoy acá con unos amigos de (nombre de la empresa) y quería estirar un poco el pedido... Te acordás que yo te había pedido un cuartito, ¿me podrás conseguir medio más, acá para los muchachos?
-...
-Sí, un cuarto entonces, dale, qué te cuesta... Sí ya sé, el otro día estaba leyendo que ahora no es negocio... Y claro, si vos comprás el pedazo a 60 ya no... Bueno... Un cuarto más entonces me conseguís, no? OK, dejámelo en encomienda con los muchachos, les decís que es para mí, ellos ya saben. Bueno, ¿y vos cómo andás?
-...
-Mirá vos, justo estábamos hablando acá con los muchachos de (nombre de la empresa)... Decime, vos que estás en el tema, ¿en cuánto anda la hora de la especial? Porque los tipos necesitan descargar un poco, imaginate, cada viaje se comen a los putos éstos del campo con las 4x4 que les dan volantes con el precio de la soja y el precio del girasol y qué se yo... Claro, necesitan distensión... ¿En cuánto andará la tarifa?
Y siguió así hasta Retiro.

domingo, 16 de marzo de 2008

Recitales VIP


Anoche fui a ver a Dylan en la cancha de Vélez. Hacía mucho que no iba a un recital grande. Será por eso que me sorprendió la profundidad de la división de clases entre espectadores, una cosa obscena que me parece refleja la "prosperidad para pocos" que vive nuestro país neopobre.
Todo empezó cuando fui a Yenny de Florida a comprar la entrada. Siempre compro campo porque me gusta moverme un poco, se está más cerca y se escucha mejor. Delante mío había un par de oficinistas apesadumbrados porque no había entradas. Me asusté un momento antes de avivarme de que estaban sacando para Rod Stewart. Y que lo agotado no era el campo (ahora en realidad "campo raso"), sino las nuevas sillas VIP que ahora ponen frente al escenario, y que no bajan de los 200 mangos. Los muchachos terminaron comprando campo con cara de "nos cagaron", aunque se habian ahorrado unos buenos morlacos.
Pienso en los recitales a los que fui en los años '90, cuando la idea de poner sillas delante de 80 mil pibes descontrolados hubiera sido risible, por no decir suicida para los que se sentaban en esas sillas. En el '89 Prince hizo poner un corralito para que no hubiera avalanchas y terminamos todos saltándolo para apretujarnos frente al escenario. Capaz que por eso se rajó antes: debe haberse asustado.
Anoche era todo muy distinto. El campo parecía lleno hasta que uno, avanzando para ver mejor, se encontraba con la valla que separaba el campo raso del "sector VIP". Las sillas llegaban hasta atrás del mangrullo, es decir media cancha por lo menos. Detrás estábamos ensardinados los rockerones de siempre. Delante, una nueva clase que había llegado en auto y no largaba el celular mientras se sentaba en unas sillas negras de plástico (muy berretas por cierto). El nuevo VIPismo hasta cambió el espectáculo en las inmediaciones del estadio: en vez de calles llenas de pibes saltando y cantando, ahora se veía a trapitos lugareños orientando a los autos que llegaban. De ellos bajaban minas vestidas como si fueran a un desfile en Punta del Este. Todo muy extraño.
No vi cifras en el diario, pero en Vélez no habia más de 20 mil personas. Las plateas estaban más vacías que llenas, y el campo como dije era pura sillita. Las pantallas ahora estaban en el mangrullo, lo que sumado a la distancia hacía que terminaras viendo todo el recital en video, porque ni en puntas de pie divisabas un sorongo. Dylan igual un lujo, aunque tiene la voz hecha mierda y los temas viejos más que cantarlos los habla, parece Charly. Entre los temas cambiados de tono y lo difícil que es acordarse una letra entera de Dylan, más los pechofríos del VIP, debe haber sido el recital más tranquilo que vi en mi vida: nadie cantaba ni gritaba ni protestaba ni se desmayaba. Y casi nadie estaba... La fiesta de la reactivación rockera argentina es para pocos.

jueves, 14 de febrero de 2008

Fantasías del ayer

Cuando era joven e indocumentado, la principal fuente de mis fantasías era la revista Gente, con esas fotos a página completa de los "in" y los "out" del verano. Después llegó la democracia y sus sensuales avisos televisivos. Las modelos argentas proveían la mejor carne para la imaginación adolescente y a ellas va mi homenaje, hoy que muchas faltan de los tributos que merecerían en la red.

1) Karina Laskarin: esta modelo blonda y rubienta estaba al tope de mi podio, era la época en que Ginette Reynal era la más festejada "mannequin" (no se decía top model ni había tanto ego) y Teté Coustarot todavía transitaba las pasarelas. Karina con su pelo rubio ensortijado y su lomo cimbreante era una cosa espectacular, pero lo mejor era la cara y en especial la mirada, de mina tranquila, nada histérica. Un manjar de los dioses. Que hace un tiempo se morfó Aníbal Ibarra, qué va'cer.
Hoy: vive en Chile, cada tanto aparece en algún programa sobre publicidad.
Mi gran momento: fui a ver a Bryan Ferry a Obras y unos metros detrás mío estaba ella, con novio por supuesto. Mi cabeza giraba entre el escenario y la platea, no sabía para dónde mirar. Ella cantaba los temas y estaba igual que ayer.

2) Florencia Canale: esta asomaba entre las "pendejas" en la época de Laskarin. Petisa pero con un lomo de exportación, pura curva y cara de pecado. Inolvidable nota de Perfil revista titulada "Las bebés modelos" o algo así, la apertura era una doble página con Florencia tirada en el piso, con cara de "qué pasa" y vestida con un pañal. Hay gente muy perversa.
Hoy: es periodista, laburó en Perfil y Atlántida. Dicen que sigue estando rebuena.

3) la chica del aviso del lavadero: nunca supe su nombre pero todos los ochentosos la recuerdan. Publicidad de cigarrillos. Día lluvioso, una piba entraba a un Laverap -entonces la última moda- y se sacaba la ropa para secarla, dejando con la boca abierta a un cliente, y a millones de tipos delante del televisor. Altos pezones. Siguieron varias notas gráficas presentándola como "la modelo que se viene"... pero no pasó más nada.
Hoy: lo único seguro es que le deben haber hecho un hijo, pero en el anonimato.

4) Paula Domínguez: otra de la generación Laskarin, alta, rubia y descocada, salió con varios deportistas y también con cantante mufa de iniciales J.M. Adicta a las fotos bolicheras del momento, en una de ellas portaba un catsuit de leopardo o similar, con tacos altos. El chiste era que el catsuit tenía un tajo desde la axila hasta el tobillo, sujeto con lazos cruzados. Paulita no usaba ropa interior. Esa foto la gasté con los ojos, te juro.
Hoy: cada tanto aparece en algún programa de cable, fabrica ropa o algo así. Se le notan los años, pero igual le damos.

5) Dalma Milevos: un caso raro, una mina de cara 6 puntos y de cuerpo un 7, pero muy impresionante cuando se mueve. En una temporada de Tato Bores laburó haciendo unas coreografías, bailando para él, una cosa muy sensual para la época. Bastante buena actriz de comedia, solía aparecer con poca ropa en Matrimonios y algo más; medio gritona, pero bajabas el volumen y listo.
Hoy: hace muy poco fue rescatada, tras décadas en el anonimato, por Adrián Suar para hacer un papel secundario en novela de Natalia Oreiro. Se ve que la mano derecha del Chueco también la recordaba.

Bueno, si gusta después pienso más, pero creo que estas eran para mí the best.

jueves, 7 de febrero de 2008

El mito de las vacaciones


El mayor suceso de la agencia fue la promoción del balneario Playa Desierta. Se eligió un punto cualquiera de la costa atlántica y se instó a las personas a viajar allí.

El argumento decisivo consistía en declarar que nadie iba jamás a ese lugar. Ya se sabe que los espíritus delicados aman la soledad. Así fue como muchos se trasladaron a Playa Desierta. La fama del paraje creció a lo largo de las temporadas y al cabo puede decirse que verdaderas muchedumbres llegaban al balneario con el propósito de hallar un rincón solitario.

La paradoja no tardó en declararse: el éxito fue causa de la decadencia. Al perder su desolada virtud la playa fue abandonada por multitudes desengañadas hasta que al final quedó otra vez, y para siempre, desierta.

Manuel Mandeb relacionó este episodio con el impresionante número de visitantes que recibe anualmente Mar del Plata.

"...Es difícil encontrar una explicación convincente. Todo el mundo
detesta las aglomeraciones. En Mar del Plata hay aglomeraciones.
Luego, nadie debería acercarse por allí.

"Me atrevo a postular una teoría audaz. No hay en Mar del Plata turistas
lisos y llanos sino individuos que viven del turismo y trabajan en esa ciudad
durante el verano: vendedores de chorizos, croupiers, empleados de los hoteles,
camioneros, colectiveros, cocineros, mozos, guardavidas, recepcionistas,
aviadores, actores, músicos, futbolistas, árbitros, bailarines, magos,
periodistas, editores, locutores, humoristas, telefonistas, cantantes,
reposteros, adivinos y publicitarios.

"Si agregamos a los familiares y acompañantes de estos trabajadores,
hallaremos que suman millones. Todos se abastecen mutuamente: el croupier va al
teatro, el actor va a ver fútbol, el futbolista come pizza y el pizzero escucha
la radio. De este modo, la ciudad se mueve y los fenómenos económicos se cumplen
como si hubiera turistas verdaderos".
De "El descanso de los Hombres Sensibles" en Crónicas del Angel Gris, Alejandro Dolina, Buenos Aires 1988.

jueves, 31 de enero de 2008

Discos bizarros argentinos, a chriunfar!


Gracias a Papipo acabo de descubrir este blog impresionante. La bizarría discográfica argentina compilada en un solo lugar, con acento en las grabaciones cometidas por la farándula. Desde el clásico "suena Tremebundo" hasta un disco de la señorita Li, difícil quedarse con uno pero es imprescindible que escuchen el popurrí de Borocotó y familia.
Hay links a una cuenta de Ijigg donde se pueden bajar algunos hits registrándose gratis, y escucharlos con un solo clic. Reservar para una tarde al pedo y darse una panzada.
Qué pulóver se gastó el Víctor eh?

martes, 29 de enero de 2008

Velocidad

Ahora que están todos rasgándose las vestiduras porque hubo 14 muertos en rutas y calles argentinas en un solo día (el de ayer), tal vez sea un buen momento para preguntarse...

¿No pueden los fabricantes de automóviles hacerlos de manera que no puedan acelerar a más de 100 km/h o la velocidad que se supone es la máxima en el país?

¿No sería más fácil? Sino es como venderle un revólver a un tipo y después decirle que no tire.

lunes, 21 de enero de 2008

El rockero falso

Javier Calamaro es tan trucho que, una vez que aparece en policiales, ni siquiera es capaz de cometer un escándalo lo suficientemente rockero!

Aprendé de Pomelo, nene!

http://www.clarin.com/diario/2008/01/21/um/m-01590327.htm

viernes, 11 de enero de 2008

Giovanna, la incorneable

Hace poco se estrenó una remake yanqui de El último beso, película italiana que tiene unos años ya y que nunca había visto, dado que la gente que me la recomendaba no me inspira mucha confianza en términos cinematográficos. Me dije "antes que la remake veo el original" y la alquilé. Comprobé, efectivamente, que se trataba de una comedieta con pretensiones de identificación para con el público treintañero: muchacho recién casado que se encajeta con adolescente al paso, piensa en tirar todo por la borda, etc.

Uno nota que la peli empieza a fallar cuando ve que el papel de la esposa del chabón, que está embarazada y supuestamente tendría que provocar su canita al aire con caprichitos, es interpretado por Giovanna Mezzogiorno. Esta minuza -que no conocía- es una verdadera gacela, aparte de estar rebuena tiene una cara y unos ojazos que vuelven absolutamente ridícula cualquier pretensión de cornearla. Para colmo su personaje es más bueno que Lassie. En comparación, la rubiecita tinéiyer de la tentación parece un gato de boliche de Flores.

Hasta ahora Giovanna viene haciendo pelis italianas y alguna que otra francesa, por eso muchos no la deben junar. Mirala acá al costado con ese catsuit y decime si no podrían llamarla para alguna de esas garompas yanquis símil Bond que se estrenan cada tres meses en 570 salas.

Encima sabe actuar. Su currículum dice que hizo teatro con Peter Brook y ahora trabajó en la última de Wenders (vamos a tener que verla, aunque Wenders hace rato que viene haciendo unas garompas infernales). Ocbiamente, estos vejetes la tenían remarcada aunque le deben haber hecho hacer un casting igual, para tenerla adelante y decirle a esos ojotes, mientras se les caía la baba, "eh, bueno emmm... ¿qué te parece el personaje?"

lunes, 7 de enero de 2008

Un pan bajo el brazo

Parece que el 2008 arrancó bien. Leo en los medios que esta vez, Julio Bocca se ha retirado definitivamente y ya no aparecerá en la tapa de Viva, como hace unos días, para seguir hablando de su gira chalchalera.
¿Qué? ¿De qué se ríen?