viernes, 11 de enero de 2008

Giovanna, la incorneable

Hace poco se estrenó una remake yanqui de El último beso, película italiana que tiene unos años ya y que nunca había visto, dado que la gente que me la recomendaba no me inspira mucha confianza en términos cinematográficos. Me dije "antes que la remake veo el original" y la alquilé. Comprobé, efectivamente, que se trataba de una comedieta con pretensiones de identificación para con el público treintañero: muchacho recién casado que se encajeta con adolescente al paso, piensa en tirar todo por la borda, etc.

Uno nota que la peli empieza a fallar cuando ve que el papel de la esposa del chabón, que está embarazada y supuestamente tendría que provocar su canita al aire con caprichitos, es interpretado por Giovanna Mezzogiorno. Esta minuza -que no conocía- es una verdadera gacela, aparte de estar rebuena tiene una cara y unos ojazos que vuelven absolutamente ridícula cualquier pretensión de cornearla. Para colmo su personaje es más bueno que Lassie. En comparación, la rubiecita tinéiyer de la tentación parece un gato de boliche de Flores.

Hasta ahora Giovanna viene haciendo pelis italianas y alguna que otra francesa, por eso muchos no la deben junar. Mirala acá al costado con ese catsuit y decime si no podrían llamarla para alguna de esas garompas yanquis símil Bond que se estrenan cada tres meses en 570 salas.

Encima sabe actuar. Su currículum dice que hizo teatro con Peter Brook y ahora trabajó en la última de Wenders (vamos a tener que verla, aunque Wenders hace rato que viene haciendo unas garompas infernales). Ocbiamente, estos vejetes la tenían remarcada aunque le deben haber hecho hacer un casting igual, para tenerla adelante y decirle a esos ojotes, mientras se les caía la baba, "eh, bueno emmm... ¿qué te parece el personaje?"

2 comentarios:

Belgrano dijo...

BELLISIMA DONNA!!!!

Qué mina, Dios. Pensé lo mismo cuando vi El Ultimo Beso: ¿Qué necesitad tiene de cagarla, no?
Igual, SolteronEmpedernido, la vida -y menos la vida de pareja- no conoce la lógica. Si no qué hace
Emilia Attias saliendo con ¡¡¡el Turco Nain!!!
El cine necesita más Giovannas, o sea: bellezas silenciosas. Y la vida también.
Hay que darle mérito a Gabriele Muchino, que la descubrió.

Ojo: no veas la que hizo bajo la dirección de Ferzan Ozpetek: alta bosta.


Brindemos por Giovanna (y vayamos por las minitas de Flores si no hay otra cosa)

bonito lunch dijo...

hermosa. pero la adolescente que se morfa el actor ese con cara de boludo , esta tremenda.