miércoles, 7 de mayo de 2008

Delivery


Conversación oída en micro de larga distancia llegando de Mar del Plata a Buenos Aires. Se trata de una empresa de transporte conocida por su estilo informal, notable en su insólita elección de películas y sus choferes confianzudos y charletas.
Alguien vocifera por celular en el piso de abajo:
-Hola, negro, cómo andás... Yo acá, en un (nombre de la empresa) llegando a Buenos Aires. Sí, todo bien... Te llamo porque justo estoy acá con unos amigos de (nombre de la empresa) y quería estirar un poco el pedido... Te acordás que yo te había pedido un cuartito, ¿me podrás conseguir medio más, acá para los muchachos?
-...
-Sí, un cuarto entonces, dale, qué te cuesta... Sí ya sé, el otro día estaba leyendo que ahora no es negocio... Y claro, si vos comprás el pedazo a 60 ya no... Bueno... Un cuarto más entonces me conseguís, no? OK, dejámelo en encomienda con los muchachos, les decís que es para mí, ellos ya saben. Bueno, ¿y vos cómo andás?
-...
-Mirá vos, justo estábamos hablando acá con los muchachos de (nombre de la empresa)... Decime, vos que estás en el tema, ¿en cuánto anda la hora de la especial? Porque los tipos necesitan descargar un poco, imaginate, cada viaje se comen a los putos éstos del campo con las 4x4 que les dan volantes con el precio de la soja y el precio del girasol y qué se yo... Claro, necesitan distensión... ¿En cuánto andará la tarifa?
Y siguió así hasta Retiro.

No hay comentarios: