miércoles, 23 de julio de 2008

Caen los mitos

Es así, ya no se puede confiar en nadie. Sino miren lo que pasó en Mar del Plata:

(música de Crónica: chiribiríbumbum tá-tá-tá...)

Claro, si ya con ver cómo lo estaban envasando sabíamos que había algo raro. ¿Dónde está el cilindro gordo de cartón de nuestra infancia, ese que para abrirlo tenías que rasgar la etiqueta con el cuchillo de canto? ¿Dónde esa consistencia gomosa, tipo arena movediza (?), que sostenía la cuchara que dejábamos en su seno clavada?

Si ahora lo único más o menos parecido que hay es el dulce La Serenísima "estilo colonial" que igual NO ES LO MISMO, NO ES LO MISMOOOO!?

Si desde que Havanna dejó de usar Chimbote los alfajores tienen un gusto raro y encima son carísimos!?

¡¡¡Devuélvannos nuestra juventús!!!

2 comentarios:

Vivi dijo...

Ja no tengo el gusto de conocer el dulce de leche que nombras...aca en montevideo de igual forma hay un par que valen realmente la pena..quizas deberias importar alguno...y en cuanto a los Havanna es casi un crimen decir que tienen gusto raro y encima son carisimos...valen lo que son che!!!....soy capaz de viajar exclusivamente a bs as a comprar un par de cajas...asi que los que te sobren podes girarlos a montevideo...yo agradecida =)

vanina dijo...

Ay, ay ay... como extraño el chimbote yo tambien.