viernes, 24 de octubre de 2008

La verdad


-No he tenido una vida feliz -dijo Annabelle-. Creo que le concedía demasiada importancia al amor. Me entregaba con demasiada facilidad, los hombres me dejaban tirada en cuanto conseguían lo que querían, y yo lo pasaba mal. Los hombres no hacen el amor porque estén enamorados, sino porque están excitados: me hicieron falta años para comprender un hecho tan obvio y tan simple.

De Las partículas elementales, Michel Houellebecq, ed. Anagrama.

No hay comentarios: