sábado, 6 de marzo de 2010

Se mueve el piso (paranoia)



Vivo en un décimo piso y toda esta semana tuve -sobre todo de noche- la sensación de que el edificio se movía. Lo cual bien podría ser cierto, los edificios altos tienen una mínima oscilación que ayuda a su equilibrio... pero la sensación tendía a aparecer después de leer algo sobre el terremoto de Chile.



Concretamente, mi escritorio está frente a una ventana y a veces me pregunto si mi silla, el piso, no están ligerísimamente inclinados hacia adelante. He llegado a poner una lapicera en el piso para ver si se movía (¿y si compro una bolita?) Por supuesto, naranja. Pero al rato, o al otro día, leo que hubo otra réplica y cuando el horario parece coincidir me digo "¡era así nomás!" con algo de tonta satisfacción.

¿Qué será peor, que mi departamento se venga abajo o que se me esté derritiendo el celebro?



Las fotos son de un edificio de Concepción que quedó partido al medio, hoy dejaron de buscar sobrevivientes.

(Como el mío es en L me digo: no se puede caer, seguro que zafo)

No hay comentarios: